¿Es inútil la belleza? Estudiamos encantos lunares e indicadores lunares.

El indicador de fase lunar es una complicación interesante. Otros indicadores astronómicos son sorprendentes, incluso desconcertantes. No todo el mundo puede comprender la ecuación del tiempo. Simplemente no notamos el tiempo sideral en la vida cotidiana, el índice de la salida y la puesta del sol no nos enriquecerá con un conocimiento útil. Pero el indicador de fase lunar es una complicación, si no la más, todavía muy común: involuntariamente creerás en su valor práctico. Sin embargo, este dispositivo, tan difundido, sólo destaca por su inútil esplendor, porque no es más práctico que el brillo de los diamantes o el colorido de la cola de un pavo real. Sin embargo, no siempre fue así: durante la mayor parte de su historia, la humanidad le dio gran importancia al crecimiento y menguante de la luna.

La influencia del ciclo lunar en el comportamiento de animales y plantas, sin mencionar al hombre; el calendario lunar y las festividades religiosas calculadas según él - no es de extrañar que, apenas aparecido, la relojería no ignorara el indicador de fase lunar. En otras palabras, y hoy en día hay razones por las cuales la alternancia de las fases de la luna no es solo de cosecha propia de ocultistas, magos y neopaganos. Y este ardiente interés muestra que el hechizo lunar, no sujeto a la lógica y la comprensión, aún cautiva a las personas y excita la imaginación.

En los relojes de la colección Historiador Doble Luna, como su nombre lo indica, arriba de las “6 en punto” hay dos ventanillas con la indicación de las fases de la luna – es imposible decir con certeza en qué hemisferio estarás cuando decide consultar el calendario lunar, por lo que, para su comodidad, se ofrece una indicación tanto para el Sur como para el Norte.

El indicador de fase lunar habitual es un disco giratorio con dos imágenes de la luna, montado debajo de un dial ranurado. A medida que el disco gira, una imagen se oculta gradualmente detrás del borde de la ranura (la Luna se daña) y luego la segunda imagen también aparece gradualmente detrás del otro borde: la Luna está creciendo. El problema es que el mecanismo de transmisión del reloj está diseñado para una revolución completa por día, y el mes lunar no coincide en duración con el mes del calendario solar.

El llamado mes sinódico, el intervalo entre fases similares de la luna, es de aproximadamente 29,5 días solares. Si el mes lunar durara 29 o 30 días, todo sería sencillo: hacer un disco con 29 o 30 dientes, un diente por cada día, y listo. Pero 29,5... No se puede añadir medio diente al disco. La salida tradicional es la siguiente: se hace un disco con 59 dientes, una revolución completa de los cuales debe corresponder a dos ciclos lunares. Por eso hay dos imágenes de la Luna en el disco: mientras una desaparece, la otra se prepara para aparecer.

Te aconsejamos que leas:  Menos es más - Timex Waterbury HODINKEE Limited Edition

Por desgracia, no todo en astronomía es tan sencillo: es muy necesario que el Universo observe la puntualidad por el bien de nuestra conveniencia. El mes lunar, como ya se mencionó, es solo aproximadamente igual a 29.5 días del calendario solar, lo que significa que las lecturas del indicador lunar no son del todo precisas. La falla en el testimonio no es tan significativa: 1-2 días en dos años y medio. El error en las lecturas del indicador lunar no debe preocuparte: será tan insignificante que ni siquiera lo notarás.

En el reloj Epos Oeuvre d'Art North Star, el indicador de fase lunar muestra cómo se ve el satélite terrestre más cercano cuando lo miras desde el hemisferio norte de nuestro planeta.

Aspirar a la perfección no busca ninguna otra recompensa, salvo su adquisición (al menos, así lo creen tanto los conocedores de los relojes como sus creadores). Sin embargo, en los últimos años, han surgido varios sistemas nuevos, cuyos fabricantes no solo buscaban la perfección por el bien de la perfección, sino que también querían crear relojes que fueran diferentes a los productos de la competencia. Eso es lo que los defensores del libre mercado se alegrarán de saber que, al menos en esta área, gracias a la competencia, los consumidores están abriendo una selección tan rica de relojes con ingeniosos indicadores lunares, como nunca antes. Muchos de estos dispositivos conviven en los nuevos relojes con otras exóticas complicaciones.

Ahora todos sabemos que las manchas oscuras en la Luna son cráteres lunares. Pero hace solo cientos de años, en la década de 1920, el astrónomo de Harvard William G. Pickering, observando la Luna a través de un telescopio de primera clase, desarrolló su teoría, nada menos que innovadora, de que las manchas oscuras en la Luna son causadas por hordas de especies migratorias estacionales. insectos

Hace mucho tiempo, cuando la gente aún no podía representar los viajes de la luna por el cielo con la ayuda de la mecánica, se la veneraba como una deidad. Selene, la diosa de la luna en la antigua Grecia, fue una de las deidades más antiguas y poderosas. Su belleza era insidiosa: cuando el joven apuesto Endymion tuvo la desgracia de llamar su atención, Selena, para no separarse nunca de él, lo sumió en el sueño eterno.

Te aconsejamos que leas:  Un enfoque inteligente: qué reloj es perfecto para la muñeca de una mujer

El indicador de fase lunar (en su forma más simple) es una complicación que no es demasiado complicada: solo necesitas mirar de vez en cuando al cielo y corregir sus lecturas. Dado que las preocupaciones terrenales también estaban asociadas con el ciclo lunar (cuándo celebrar la Pascua, cuándo sembrar guisantes, cuándo hacer un sacrificio a la gloria de los dioses), no es de extrañar que el puntero lunar fuera la primera complicación, a excepción de la calendario habitual, que migró de los relojes de pie y de mesa a los de pulsera.

Los grandes científicos-artistas del Renacimiento buscaron comprender el movimiento de los cuerpos celestes para discernir otra realidad detrás de la fantasmagórica realidad terrenal, genuina y duradera. Ya en el siglo XIV, relojeros como Giovanni de Dondi crearon relojes como el Astrarium, equipados con indicadores del movimiento de los planetas, las estrellas, la Luna y los nodos de su órbita, además de un calendario para el año. El gran reloj astronómico, como esa obra maestra construida en 14 en la Catedral de Estrasburgo en Alemania, sentó las bases para futuras complicaciones astronómicas, y en el siglo XVII el indicador de fase lunar comenzó a aparecer en pequeños relojes.

Así, el relojero inglés Simon Bartram realizó un reloj colgante en una caja de cristal transparente, donde además de un calendario, un indicador de los días de la semana y los signos del zodiaco, también había un indicador lunar. Abraham-Louis Breguet también mostró interés por los relojes con esta complicación. Varios de estos relojes salieron de su taller, y estas obras sobresalientes se han convertido en un modelo para los creadores modernos de relojes con indicador lunar.

El indicador de fase lunar no es raro en los relojes de hombre, especialmente en aquellos que se pueden atribuir a la "tarde" o al "gran fin de semana". La decoración de la esfera con un grabado con un patrón interesante, o las estrellas en el disco de esta sencilla y hermosa complicación, seguramente informarán a otros sobre el carácter del propietario.

No hay una sola empresa relojera suiza importante que no produzca relojes con indicador lunar. El reloj de bolsillo más impresionante de este tipo (impresionante tanto por fuera como por el número de complicaciones) pertenece al siglo XIX y principios del XX. Los relojes de bolsillo astronómicos de excepcional belleza fueron fabricados no solo por Jaeger-LeCoultre, Patek Philippe y Audemars Piguet, sino también por manufacturas menos conocidas, y los ecos de estas obras clásicas son perceptibles en los productos de los maestros de hoy.

Después de la Primera Guerra Mundial, cuando los relojes de bolsillo comenzaron a pasar de moda, sus características de diseño comenzaron a trasladarse a los relojes manuales. Lo mismo sucedió con las complicaciones, incluido el indicador de fase lunar.

Te aconsejamos que leas:  Reloj Copha Sub para hombre

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, la elegancia y el pequeño grosor comenzaron a considerarse las principales ventajas de los relojes. Ahora el tono lo marcaron los calendarios perpetuos clásicos con un indicador lunar, sin igual en el refinamiento del estilo. Muchas fábricas se dedicaron a la producción en serie de relojes con indicador de calendario triple (día, mes, día de la semana) y un indicador de fase lunar. El indicador de la luna también comenzó a aparecer en los cronógrafos, dando a una esfera estricta y práctica un aspecto un tanto frívolo.

Armand Nicolet en los modelos MH2 Moon & Date ofrece un disco lunar de tamaño modesto, pero una "ventana" bellamente diseñada de esta complicación romántica: preste atención a la "cara" de la cortina e intente ver este aspecto en la próxima luna llena. - con un indicador de fase lunar definitivamente no lo verás perder.

En general, cuando un fabricante quiere crear un indicador lunar que sea diferente a los productos de la competencia, además de las pequeñas cosas en el diseño, elige una de dos formas: introduce una forma fundamentalmente nueva de indicar o logra una mayor precisión de las lecturas. . El principal inconveniente de los indicadores lunares tradicionales es que, a pesar de su innegable encanto retro, tienen el mismo defecto retro innegable: los contornos de la luna en ellos no se ven como en el cielo. En los punteros, el borde de luz y sombra en la superficie de la Luna es una curva dibujada de una vez por todas, mientras que la luna en el cielo cambia de forma todo el tiempo y, a veces, se convierte en un semicírculo regular.

Esto se debe al hecho de que la Luna en el cielo no es un disco plano, sino un cuerpo esférico. La conclusión es obvia: para que la luna se vea igual en el reloj que en el cielo, el puntero debe tener forma de bola. Hay fabricantes que hacen precisamente eso.

En cuanto a la competencia en precisión, el alemán A. Lange 1815 Moonphase es el líder aquí: en términos de precisión del indicador de fase lunar, su error no supera un día en 1 años. Por supuesto, hay poca alegría de que las lecturas del indicador lunar tengan que aclararse no antes de que la humanidad pueble los planetas del sistema solar o finalmente se destruya a sí misma. Pero el indicador de fase lunar no es para pragmáticos empedernidos. Para disfrutar de la imagen de cómo la Luna cambia de forma en tu muñeca, necesitas tener al menos un poco de poesía en tu alma y fantasía en tus pensamientos.

¿Te gusta el artículo? Comparte con amigos:
armonísimo
Añadir un comentario

;-) :| :x : Twisted: :sonreír: : Shock: : triste: : Roll: Razz : oops: :o : Mrgreen: : Lol: : Idea: : Grin: :mal: : Cry: : Cool: :flecha: : ???: :? :!: