Espectáculo en todo su esplendor: la especial transparencia de Corum Golden Bridge

El advenimiento de la tecnología de cristal de zafiro de bajo costo en la década de 1990 fue un factor importante en la relojería moderna. En cierta medida, el modelo Golden Bridge lanzado por Corum, un reloj con el que pocos pueden competir en transparencia, se convirtió en una especie de impulso para el desarrollo de estas tecnologías. Recordemos cómo empezó todo.

Cuenta la historia que la idea del "Puente de Oro" nació y se materializó gracias al encuentro del copropietario de Corum René Bannwart con el relojero autodidacta italiano, y posteriormente cofundador de la Academy of Independent. Relojeros (AHCI) Vincent Calabrese. Calabrese en esos años trabajaba como gerente de boutique en Crans-Montana, una famosa estación de esquí en el corazón de los Alpes suizos. Sus clientes adinerados a menudo preguntaban acerca de los relojes personalizados, lo que llevó a Calabrese a crear un movimiento que fuera fácil de "personalizar" a la vez que fuera "ligero" e interesante en diseño. Y en un principio también planeó utilizarlo en relojes desprovistos de la habitual esfera, es decir, dejando al descubierto el trabajo del relojero, el mecanismo, para lucirlo en todo su esplendor.

Calabrese presentó su reloj de un solo puente en el Salon International des Inventions de Geneve en Ginebra y recibió una medalla de oro. El inventor eligió a Corum como socio para hacer realidad el concepto, dado que Corum, fundada en 1955, estaba desarrollando dinámicamente sus propias ideas de diseño, y el propio Bannwart tenía una mentalidad muy "artística", como Calabrese.

Su asociación fue muy exitosa. El famoso movimiento Golden Bridge alargado y delgado era difícil de producir en masa, y tanto Calabrese como Bannwart querían hacerlo con oro de 18 quilates. “La razón de esta elección fue simple”, recordó Calabrese. “Querían que el mecanismo fuera único. Antes de nosotros, nadie había hecho movimientos para relojes de pulsera de oro”. Por supuesto, la elección del metal para la fabricación del mecanismo dio el nombre al nuevo reloj: Golden Bridge.

El Golden Bridge se convirtió en un reloj icónico tanto para Calabrese, cuya idea de traer al maestro relojero “a la superficie” y su trabajo para que todos lo vieran, se materializó, como para Corum, cuyo deseo de demostrar que la mecánica y el arte pueden y deben coexistir. realizado armoniosamente en un objeto tan utilitario como un reloj.

Te aconsejamos que leas:  Panzera - guía de compras para hombres

La caja de los "Golden Bridges" producidos en serie constaba inicialmente de dos cristales de zafiro tallados a mano de una forma bastante difícil de describir, estos dos cristales se sujetaban entre dos partes doradas de la caja y se fijaban con cuatro tornillos dorados. Golden Bridge No. 001 fue entregado al Museo Internacional de Relojería (MIH) en La Chaux-de-Fonds el 25 de septiembre de 1980, y esta pieza se exhibe allí hasta el día de hoy.

Corum Golden Bridge Tourbillon panorámico

Para apreciar la innovación de este reloj, lanzado en 1979 en plena crisis del cuarzo, y comprender la dificultad de producir relojes con una caja "altamente transparente" en ese momento, es útil saber un poco sobre el proceso de fabricación del cristal de zafiro sintético. Se utiliza para crear cristales de reloj del tamaño y la forma deseados, una pieza de corindón incoloro sintético se cultiva en una llama durante unas 15 horas; la naturaleza tarda unos 100 años en hacer esto.

La fabricación de vidrio comienza cortando el zafiro sintético original con una herramienta de diamante. Cortar el corindón en piezas en blanco lleva de cinco a ocho horas. A continuación, las piezas en bruto se rectifican con la forma deseada con una precisión de dos centésimas de milímetro, después de lo cual se someten a una serie de operaciones realizadas por artesanos altamente cualificados: nivelación del espesor, conformado de las superficies exteriores, biselado de esquinas, rebajes esféricos o cilíndricos y procesamiento, pulido, limpieza y control de calidad. Cada forma y tamaño de cristal de zafiro requiere un equipo separado y, en la mayoría de los casos, no se pudieron comprar las máquinas necesarias: se desarrollaron para un cliente específico.

En 1979, el cristal de zafiro no se usaba con tanta frecuencia como en la actualidad. Entonces, cuando Seitz AG logró crear un cristal facetado tan perfecto con un orificio de corona (perforado con herramientas de diamante de precisión y resistente al agua con una junta, todo sin sacrificar la claridad), fue nada menos que una maravilla industrial. Reproducir ese cristal original sería mucho más fácil hoy en día, ya que la tecnología de corte y pulido ha avanzado mucho desde entonces, pero eso es hoy.

Te aconsejamos que leas:  Carnívoros y herbívoros - Revisión de Citizen Promaster Tsuno Chronograph Bullhead AV0070-57L

Ahora es el momento de que aparezca un hombre en nuestra obra Golden Bridge, cuyo nombre debería estar a la par con Nicolas Hayek y Jean-Claude Biver. Severin Wunderman fundó Severin Montres en 1972 en Suiza. El éxito de ventas de la compañía fue un reloj con licencia de Gucci, y la marca permitió a Wunderman practicar su propio enfoque comercial creativo. Con Bannwart fuera del control de Corum, Corum se puso a la venta a fines de la década de 1990, mientras que Gucci decidió hacerse cargo del negocio de relojes y dejar de otorgar licencias, y Wunderman (que ahora tenía experiencia y fondos) decidió comprar la empresa, inspirado por sus productos, especialmente el Golden Bridge.

Wunderman decidió relanzar el Golden Bridge justo a tiempo para el 50.º aniversario de Corum en 2005 y emprendió un proyecto sorprendentemente grande para cambiar el movimiento y hacerlo más fiable para las demandas de la era moderna, manteniendo la integridad de esta pieza de arte relojero. .

Dragón Puente Dorado de Córum

Wunderman opinaba que la época requería una clara redefinición del tamaño de las cajas de hombres y mujeres, ya que en la década de 2000 los relojes para hombres aumentaron de tamaño a pasos agigantados. El casco mejorado constaba de cuatro partes en lugar de las dos anteriores: una en la parte trasera, una en la parte delantera y una en cada lado. Los cristales de zafiro estaban engastados en un marco de oro o platino. El nuevo diseño hizo que la caja fuera mucho más resistente a los golpes y enfatizó la rectitud del movimiento. Gracias a su habilidad artística, Wunderman pudo, después de la primera edición limitada, producir muchas variaciones del "Puente Dorado" utilizando metales preciosos y piedras preciosas.

El elegante Calibre 13 dio paso al más fiable CO 113 justo a tiempo para el 50.º aniversario de la marca, con Wunderman asistido por Vaucher Manufacture en Fleurier. El mecanismo original se distinguió por su excelente diseño, pero no estuvo exento de una serie de problemas técnicos, y también fue imposible "desarrollarlo", a excepción de la decoración: era imposible agregar, por ejemplo, un tourbillon, y donde sin un tourbillon en la década de 2000?

Te aconsejamos que leas:  Reloj para hombre Roamer R-Power Chrono

Un mecanismo actualizado, más fiable y más preciso abrió la puerta a la creatividad y, en consecuencia, a la aparición de muchas opciones, la primera de las cuales vimos en 2009: el Ti-Bridge. En este modelo, el movimiento se coloca horizontalmente, las partes son de titanio, lo que le da al reloj un aspecto muy técnico y moderno. En 2010, los ingenieros de Vaucher finalmente pudieron agregar un tourbillon hecho principalmente de silicio, que, según Corum, contenía la jaula de tourbillon más pequeña del mundo en ese momento, que medía solo 8,5 mm de diámetro. Se produjo una edición limitada de 33 piezas con calibre CO213 de oro grabado a mano.

Corum Golden Bridge Rectángulo

En 2011 apareció una interesante versión automática del Golden Bridge, y en 2014 se agregaron algunas versiones muy artísticas de los relojes con dragones o fénix esculpidos y grabados a mano. En versiones relativamente recientes, los diseñadores de Corum prestan atención a la forma de la caja Golden Bridge, la marca produce versiones redondas de Golden Bridge Ronde y versiones rectangulares llamadas Golden Bridge Stream y Golden Bridge Rectangle.

Si bien el aspecto del Pont d'Or continúa cambiando, una cosa sigue siendo la misma: la asombrosa capacidad de este reloj transparente para mostrar el arte del relojero tal como lo concibieron sus creadores, Calabrese y Bannwart, bien vale la pena.

¿Te gusta el artículo? Comparte con amigos:
armonísimo
Añadir un comentario

;-) :| :x : Twisted: :sonreír: : Shock: : triste: : Roll: Razz : oops: :o : Mrgreen: : Lol: : Idea: : Grin: :mal: : Cry: : Cool: :flecha: : ???: :? :!: